La circuncisión es un procedimiento quirúrgico que consiste en la extirpación de la piel que cubre la punta del pene.

Este procedimiento es muy común el realizarlo entre varones recién nacidos y es posible realizarla después del periodo neonatal, aunque esto lo vuelve más complejo.

Ya sea por motivos de salud, higiene o también por motivos culturales, la circuncisión ha dado pie a una serie de mitos bastantes comunes como:

  • Causa disfunción eréctil. Se ha demostrado en la actualidad que no hay relación entre la circuncisión y la discapacidad para tener erecciones.
  • Repercute en la sensibilidad del pene. Otro mito descartado, pues solo se ha demostrado que menos del 5% de los hombres circuncidados experimentan algún cambio en la sensibilidad.
  • Afecta la eyaculación.No hay ningún estudio que compruebe lo anterior, dado que la eyaculación no tiene nada que ver con el prepucio.
  • Incrementa el riesgo de infecciones. Contrario a lo que se piensa, las probabilidades de sufrir infecciones o Enfermedades de Transmisión Sexual en hombres circuncidados es mucho menor que la de individuos que no la tienen.
  • Causa Cáncer de próstata. No hay base científica para afirmar que la circuncisión causa cáncer de próstata. De hecho, diversos estudios muestran que el cáncer está probablemente relacionado con enfermedades virales de transmisión sexual y que la circuncisión tiende a proteger a los hombres contra las enfermedades de transmisión sexual.

Siempre es bueno que visites a tu Urólogo de confianza para poder resolver de manera profesional todas las dudas y preguntas que tengas.